Audire es una invitación al encuentro con lo divino. Es una de esas citas de fin de semana que anhelas llegue rápido. Es en el descubrir y ejercitar ese llamado al diálogo espiritual, la atenta escucha y la indispensable vida en comunidad que Audire abre sus brazos en una bienvenida sonriente para quienes vamos por más. Si deseas ejercitar tu llamado y don a la Dirección Espiritual no dejaré de repetirte que tienes que venir a Audire. De seguro te darán la misma bienvenida, cuidarán y apreciarán la cultura y el trasfondo que traes y te entrenarán en el arte y llamado de la Dirección Espiritual. Así lo hicieron conmigo. Te repito, tienes que venir a Audire.

Rubén

Audire me ha ayudado a crecer personalmente y ser mas consiente en reconocer la presencia de Dios en toda situación. Este programa me ha equipado para seguir un camino continuo de crecimiento personal, y ha reconocer la presencia de Dios en otros. El participar de este programa fue un regalo muy grande, un regalo que no tiene fin. Este programa me ha ayudado ha escuchar y dar voz a la presencia de Dios en la vida y experiencia de otras personas.

Claudia